miércoles, 19 de agosto de 2009


En mi jardín
Sobre el césped los árboles me hablandel divino poema del silencio.La noche me sorprende sin sonrisas,revolviendo en mi alma los recuerdos.
* * *
¡Viento! ¡oye! ¡espera! ¡no te vayas!¿De parte de quién es? ¿Quién dijo eso?Besos que yo esperé, tú me has dejadoen el ala dorada de mi pelo.
¡No te vayas! ¡alegra más mis flores!Y sé, tú, viento amigo mensajero;contéstale diciendo que me viste,con el libro de siempre entre los dedos.
Al marcharte, enciende las estrellas,se han llevado la luz, y apenas veo,y sé, viento, enfermo de mi alma;y llévale esta «cita» en raudo vuelo.
...Y el viento me acaricia dulcemente,y se marcha insensible a mi deseo...
Gloria Fuertes

No hay comentarios:

Publicar un comentario